Pequeños trucos

Hoy os traigo unos pequeños consejos o trucos que tengo a la hora de maquillarme, o más bien para no tener un aspecto desastroso a diario jeje. Esta entrada viene “incitada” por un concurso del blog belleza24, un blog dedicado a la belleza y cosmética, en el que dan consejos y hablan sobre belleza en general.

Lo primero de todo es muy importante mantener la piel limpia e hidratada, no sólo del rostro, sino del cuerpo, manos, pies… es igual de poco estético unos labios o cara escamada como unas manos ásperas. La limpieza diaria y exfoliación son dos pasos que nos ayudarán a que la piel se vea más luminosa, sin imperfecciones y a que nuestra crema hidratante actúe más eficazmente.

arcilla verdeUn pequeño remedio natural son las mascarillas de arcilla verde, algo que he descubierto hace relativamente poco tiempo y me está dando un resultado muy bueno. Calma la piel y la deja con un aspecto luminoso y sano. Simplemente con una cucharadita del polvo de arcilla y otra de agua, tenemos suficiente para hacernos la mascarilla. Eso sí, cuidado al prepararla, ya que al contacto con el metal o el plástico pierde todas sus propiedades. Así que ya sabéis, preparadla en recipientes de cristal, madera o porcelana y con instrumentos de esos mismos materiales.

En cuanto al maquillaje, en otra entrada os comenté algunos pasos que sigo yo para maquillarme, a pesar del antiestético corrector dental. Básicamente lo que intento es “desviar la atención de la boca”, es decir hacer que la mirada se centre en los ojos. Aunque os comenté que un ahumado es una buena opción, no es la única. Simplemente con una sombra vainilla por todo el párpado y con eyeliner negro hacer una línea un poco gruesa, hará que los ojos tomen protagonismo. El resto de la cara, siempre en tonos neutrales: coloretes rosas o melocotón y labios en tonos rosados y nude, de los que ya os hablé en esa entrada.

A la hora de vestir, un truco si no queremos pensar mucho y que siempre funciona es un look en entero y añadirle algunos complementos en otro color. Por ejemplo: un pañuelo gris o accesorios (pendientes, collares, cinturones…) en rojo, azul… El contraste que crea, hace que se guíe la mirada a través de esos complementos y tenemos un resultado muy elegante y sencillo.

Como veis son cositas muy básicas, ya que no me suelo complicar mucho, mi estilo es muy normal y sencillo. Aún así espero que os haya servido y ¡si tenéis alguna sugerencia la comentéis!

Deja un comentario